Una pareja se plantea si acudir a terapia de pareja en Valencia

El conflicto es una parte inevitable en las relaciones de pareja, a la que nos solemos enfrentar muy habitualmente en la terapia de pareja en Valencia. Cuando hablamos de pareja, nos referimos a dos personas que comparten toda una serie de experiencias, aficiones, vivencias, proyectos, etc., pero que mantienen su idiosincrasia y sus características particulares.

La relación de pareja implica necesariamente que dos personas, en su afán por entenderse y relacionarse en ese entorno de vinculación romántica, se esfuerzan por comprender al otro en sus deseos y en sus diferencias para con uno mismo, aunque esto no siempre es tarea fácil.

De hecho, la forma en que la pareja resuelve sus conflictos en la relación es un claro indicador de lo sana que es la propia relación.

¿Qué factores pueden influir negativamente en la relación de pareja?

Podríamos encontrar una gran multitud de factores que podrían influir negativamente en la relación.

A menudo, la cuestión no es tanto qué factor influye de qué manera sino qué herramientas tengo para lidiar con él.

Así pues, vamos a hablar de una serie de factores que pueden repercutir en la relación de pareja cuando las herramientas que tenemos para trabajar con ellos son insuficientes y, por tanto, nos afectan.

Para comenzar, hablaremos de la inseguridad. Las inseguridades tienen que ver con pequeños conflictos individuales que llevamos con nosotros y que tienen relación con la falta de confianza en uno mismo y/o en los demás.

Dicho de otro modo, cuando nos sentimos seguros, nos sentimos más libres para confiar y, a la inversa: saber que podemos confiar en algo o alguien nos aporta seguridad.

¿Qué ocurre cuando me siento inseguro/a en mi relación de pareja?

Por norma general, parte de la inseguridad que vivimos en la relación tiene que ver con la falta de confianza que tenemos en nosotros mismos. Si no soy capaz de apoyarme en mí, tampoco puedo apoyarme en el otro.

En esta tesitura es muy frecuente que aparezcan los sentimientos de celos, es decir, la respuesta que aparece cuando uno o ambos miembros de la pareja perciben que otra persona (o, en ocasiones, objeto o actividad) se convierte en una amenaza para la relación.

Con frecuencia los celos surgen cuando se percibe que se presta más atención a una persona ajena a la relación que a la propia pareja.

Como podemos imaginar, los celos incrementan las inseguridades a título individual y de cara a la relación, ya que la persona que siente celos se percibe a sí misma como menos valiosa que aquella que se convierte en objeto de este sentimiento.

Una de las formas de solventar los problemas derivados de los celos (sin haber resuelto previamente mediante terapia de pareja los conflictos individuales y duales que repercuten en la pareja) suele tener relación con el control.

El control hace referencia a la forma en que establecemos una serie de patrones actitudinales y comportamentales como estrategia para abordar el miedo a lo desconocido y a la incertidumbre, de manera que sentimos que llevamos las riendas de la situación y pensamos que esta sensación se traduce en seguridad.

Una pareja feliz por haber resuelto sus problemas gracias a la terapia de pareja en Valencia

Habitualmente, tener el control de la situación se entiende como algo positivo y, sin embargo, las parejas que comienzan a controlar todo lo que ocurre en la relación suelen acabar convertidos en prisioneros de su propio control, a menudo desencadenando en problemas de infidelidad.

El control, en este caso entendido como excesivo y patológico, pretende subsanar una falta de seguridad y de confianza que no se ha trabajado mediante la terapia de pareja o individual y que, por tanto, no forma parte de la base de la relación.

De esta manera, el control se convierte en una necesidad casi obsesiva que no solo no solventa los conflictos de la relación, sino que acrecienta la desconfianza y la inseguridad con respecto al otro. Este proceso en bucle supone un terrible sufrimiento para ambos miembros de la pareja y, si no se encuentra un modo de abordarlo, la estabilidad de la relación puede correr un grave peligro y requerir una intervención mucho más agresiva durante la terapia de pareja.

¿Cómo abordamos estas dificultades en la terapia de pareja?

En primer lugar, como psicólogos en Valencia debemos trabajar las inseguridades de cada parte de la relación y observar de qué manera esas inseguridades alejan o acercan a los miembros de la pareja.

Es importante que cada uno de ellos pueda hacerse consciente de sus dificultades individuales y de cómo éstas influyen en la relación.

También es esencial que puedan ver de qué forma el tipo de relación que han establecido puede o no alimentar sus inseguridades a título individual y, en cuestión de pareja, no estar favoreciendo la confianza plena en el otro.

De la misma forma, podemos analizar qué función tienen los celos (si han aparecido), de qué nos avisan, qué necesidad están cubriendo y cómo pueden reconducir la atención que se está volcando sobre terceras personas hacia la relación.

Si hemos conseguido trabajar con éxito las inseguridades personales, también será mucho más sencillo para los dos miembros de la pareja aceptar la atención del otro y sentirse valorado y amado en su totalidad.

Si recordamos la pirámide de Maslow, de la que hablamos en el post de problemas de autoestima infantil, si yo me siento seguro con los otros en tanto a que existe un entorno que me sostiene y me da confianza, también me siento más libre para poder ser yo mismo y poder valorarme por lo que soy.

Por tanto, si mi propia concepción de mí mismo y del entorno y las relaciones que forman parte de mi vida cambian hacia una percepción más positiva y segura, la necesidad de controlar lo que ocurre pierde su razón de ser.

Habremos aprendido que contamos con suficientes recursos como para sobrellevar las dificultades que aparezcan y, además, esas dificultades dejarán de verse como una amenaza y empezarán a entenderse como oportunidades para el crecimiento y desarrollo individual y de la relación.

En Dopsi, tus psicólogos en Valencia estamos disponibles para ayudarte con este u otros problemas de pareja que puedan aparecer. Si tienes cualquier consulta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, ¡podemos ayudarte!