Psicólogo para trastornos alimentarios en Valencia

Psicólogo para trastornos alimentarios en Valencia

Cada año, miles de adolescentes padecen trastornos de la conducta alimentaria, problemas de peso, de alimentación o ven una imagen de su cuerpo totalmente distorsionada. Los dos trastornos más conocidos son la anorexia y la bulimia, que afectan a casi un 1% de la población adolescente, siendo especialmente prevalentes en mujeres. Atajar este problema lo antes posible con la ayuda de un experto psicólogo para trastornos alimentarios en Valencia, puede ser vital.

Las personas que padecen anorexia sienten una aversión patológica ya no solo a engordar, si no a pesar más. Perciben una imagen distorsionada de sus cuerpos y son incapaces de mantener un peso normativo. Es habitual que restrinjan la ingesta de alimentos, que coman alejados de la familia o en horarios extraños y que realicen conductas compensatorias como ejercicio físico extremo. En el caso de la anorexia nerviosa, además suelen recurrir a los atracones seguidos de purgas mediane vómito o laxantes.

La bulimia es una afección muy similar a la anorexia nerviosa, pero no suele existir la privación de la ingesta. Las conductas compensatorias son muy habituales, con ciclos de atracón y purga o compensación al menos dos veces por semana, siempre a escondidas de sus familiares y sus amigos.

Existen multitud de trastornos referidos a la conducta alimentaria y a la autopercepción física, entre los que se encuentra por ejemplo, la emergente vigorexia, que consiste en la necesidad descontrolada de realizar ejercicio físico de acuerdo a un ideal no realista y que al contrario que la bulimia y la anorexia, suele darse en hombres.

Es muy importante que un profesional cualificado ataje junto a los familiares estos problemas de raíz y lo más pronto posible, ya que si no se hace, puede llegar a convertirse en una patología crónica de difícil solución que genera gran malestar tanto a los adolescentes como a sus familias y amigos y puede acarrear peligro real para la vida.