Fobia a los payasos.

Tradicionalmente, los payasos han sido asociados a los espectáculos infantiles. Nadie se extrañaba de encontrarse un payaso en un circo o en un programa infantil, y de hecho los mismos padres eran habitualmente quienes contrataban los servicios de estos simpáticos animadores. Sin embargo, desde hace unos años es habitual tanto en terapia como en nuestra vida diaria encontrarnos con gente que dice tener un miedo irracional o fobia a los payasos.

¿Cuál es el origen de la fobia a los payasos?

Como psicólogos en Valencia, nos hemos dado cuenta de que rastrear la aparición de los payasos es una tarea complicada. Todos podemos evocar imágenes de los mimos y los bufones de la corte, típicos de la Europa medieval, pero existen indicios de su existencia ya en las dinastías Egipcias, hace más de cuatro mil años. También parece que esta figura tuvo importancia en el imperio Romano y la antigua China, haciendo que se convirtiera en un fenómeno global asociado al humor, la felicidad y la afabilidad.

Sin embargo, actualmente la opinión pública acerca de esta profesión se encuentra dividida. Con la ayuda de la literatura y el cine, la figura del payaso adquirió tonos más oscuros. Ya en 1837, la novela Memorias de Joseph Grimaldi de Charles Dickens ilustraba la trágica vida personal de uno de los payasos más famosos del siglo XIX.

Algunos lectores quizás aún conserven en su memoria uno de los casos más violentos que se han registrado en relación a los payasos. En torno a 1988 John Wayne Gacy, también conocido como el payaso Pogo, asesinó a 35 jóvenes durante un  lapso de 6 años, hasta ser ejecutado en 1994.

Como habíamos señalado anteriormente, la literatura y el cine ayudaron a acrecentar esta imagen, siendo quizás la novela It de Stephen King (1986) la más representativa de esta corriente, contando con varias adaptaciones. La más reciente en este mismo año. El argumento se basa en la existencia de un ente maligno que decide asumir la forma de un payaso para aterrorizar a los niños del pueblo de Derry. El tremendo éxito de esta terrorífica obra de ficción, y sus adaptaciones han ayudado a que la figura del payaso refuerce esos tintes lúgubres.

¿La fobia a los payasos es únicamente social?

Según parece, la fobia a los payasos puede no ser exclusivamente un fenómeno relacionado con obras de ficción y el acuerdo social. Un estudio realizado en 2008 por la Universidad de Sheffield, que incluyó a 250 niños de 4 a 16 años de edad, concluyó que todos los grupos de edad sentían antipatía o fobia a los payasos.

Según varios expertos, como Steven Schlozman, psiquiatra de la Facultad de Medicina de Harvard, existe un efecto llamado disonancia cognitiva que puede aplicarse a los payasos, concretamente a su permanente sonrisa: “Nuestra mente interpreta que las sonrisas en general son positivas; no obstante, no es posible sonreír todo el tiempo, porque de ser así, algo falla. Gracias al comportamiento de las personas podemos interpretarlas, pero si el aspecto de las personas o su comportamiento no varían, se convierten en terroríficas”.

Fobia a los payasos. Coulrofobia.

Sigmund Freud ya escribió sobre el efecto de “valle inquietante”, un concepto que plantea que algo muy conocido pero al mismo extrañamente inusual causa rechazo y produce una sensación inquietante y contradictoria, conocido actualmente como disonancia cognitiva.

Este fenómeno se da en situaciones muy diversas y siempre genera en la persona que lo sufre, una sensación de extrañeza e incomodidad.

¿Qué síntomas tiene la coulrofobia?

Una persona que sufre fobia a los payasos, habitualmente experimenta los síntomas ansiosos típicos asociados a un estímulo, como sensación intensa de miedo, temblor, angustia, pensamientos intrusivos, alteraciones cardiacas, problemas del sueño, respiración irregular o sensación de ahogo.

A esto además, debemos sumarle que aunque actualmente existe un grado de información y concienciación mucho mayor sobre este tipo de problemas, en muchos casos se hace un uso erróneo de dicha información y es habitual quitar importancia a la fobia atacando a las creencias de quien la sufre u obligarles a enfrentarse a esa ansiedad sin las herramientas necesarias.

Aquí os dejamos un fragmento de un vídeo para que podáis haceros una idea de cómo reacciona una persona con una fobia a los payasos muy intensa.

 

¿Cómo se trata la fobia a los payasos?

Como ocurre con la mayoría de problemas psicológicos, cada corriente utiliza una serie de técnicas diferentes. Existen corrientes centradas en averiguar el significado y la asociación inconsciente que el paciente ha creado con esa fobia, otras se centran en el estudio de las experiencias traumáticas ocurridas en la infancia, mientras que existe otro tipo de terapia que entiende la fobia como una experiencia de asociación directa y aprendizaje, por lo que trata de desensibilizar al paciente y evitar que la visión de un payaso le provoque este tipo de reacciones fóbicas.

Cabe aclarar que aunque cualquiera de estos métodos es eficaz en el tratamiento de esta y cualquier otra fobia, cada paciente, por sus características personales y su situación, reacciona mejor ante un tipo u otro de terapia.

Si buscas una solución eficaz ante cualquier tipo de fobia, estaremos encantados de ayudarte.

Contacto